Imbroda entona el “sálvese quien pueda” de cara al inicio de curso.

 

Juan Alcover Robles (@JuanaleAlcover) | Twitter

 

Todos los sectores de la comunidad educativa saben de los recortes con el que nos han castigado el actual gobierno de las derechas y el anterior de Susana Díaz: reducción de unidades en la escuela pública, elevadas ratios, falta de personal y degradación de las instalaciones.

 

La crisis de la Covid-19 ha destapado aún más los efectos de esta política donde las carencias de medios informáticos, unido a los continuos cambios en las instrucciones de la Consejería de Educación han hecho recaer exclusivamente en el profesorado y en la dirección de los centros las responsabilidades derivadas de la atención online al alumnado y la precipitada apertura al público de los servicios administrativos. Todo ello a pesar del enorme esfuerzo de adaptación que familias, profesorado y alumnos han realizado en condiciones precarias en muchas ocasiones.

 

Pensando en septiembre no se atisba cambio alguno en las declaraciones del sr. consejero, que deja solos a los equipos directivos en la toma de decisiones, sin suficientes medios materiales ni humanos, que harán en la práctica una imposible vuelta al cole con las adecuadas medidas sanitarias.

 

Desde Izquierda Andalucista exigimos al Sr. Imbroda, que asuma sus responsabilidades, que escuche a los agentes sociales implicados en la enseñanza y acuerde un plan coherente y detallado con medidas concretas la atención al alumnado, aumento de plantillas, uso de comedores y otros servicios complementarios, formación para profesorado y familias en plataformas digitales y un protocolo claro de actuación en caso de nuevos brotes de la enfermedad en los centros educativos.

 

Porque mucho nos tememos que un eventual rebrote de la pandemia volvería a exacerbar las graves carencias puestas de manifiesto en los pasados meses, ahondando en la brecha digital entre los alumnos y haciendo muy difícil que de nuevo el voluntarismo de las familias, profesorado y alumnos vuelvan a sostener a un sistema público educativo andaluz cuya mejora la Consejería de Educación no tiene entre sus prioridades.

 

Izquierda Andalucista seguirá firme en la defensa de la enseñanza pública andaluza frente a un gobierno instalado en la ambigüedad normativa, en la dejación de responsabilidades y en confiar en la mera suerte; incapaz, por ello, de despejar las incertidumbres sobre el comienzo de curso. Y nada interesado en dar respuesta a la problemática que toda la comunidad educativa reclama desde hace tiempo.

 

Eduardo Clemente. Secretario Nacional de Educación.