Izquierda Andalucista Palma del Río lamenta el cierre de la factoría de zumo y reclama una apuesta por el tejido industrial andaluz

Desde Izquierda Andalucista en Palma del Río queremos señalar que pese al pronóstico favorable sobre la campaña de la naranja en el municipio (se espera una cosecha un 12% superior a la del año pasado), lamentamos el cierre de la factoría de zumos que afectará negativamente a los pequeños agricultores que tengan este tipo de variedad de naranja.

 

El cierre de esta fábrica supone un detrimento para el tejido productivo de Palma del Río, ya que limita la capacidad de almacenaje del producto, y al mismo tiempo encarece su recogida ya que se tiene que trasladar a otros lugares. Desde Izquierda Andalucista señalamos que este continuo cierre de fabricas en nuestro territorio afecta negativamente al pueblo andaluz, ya que le obliga a tener que invertir un mayor capital económico en la recogida de la fruta y en su transporte, disminuyendo las ganancias y empobreciendo al agricultor.

 

Por si no fuese suficiente, el cierre de la fábrica deja sin trabajo a numera población trabajadora, incrementando el paro de Palma del Río y de los municipios aledaños que pudieran beneficiarse del funcionamiento de la factoría de zumo. Por consiguiente, el empobrecimiento de la población de Palma del Río es doble.

 

Entendemos que este es un claro ejemplo de la importancia de la defensa de las fábricas y del tejido productivo andaluz, ya que genera puestos estables de trabajo y además incrementa las ganancias del sector agrícola, traduciéndose posteriormente en un mayor mercado local del municipio y una generación de riqueza entre la población de Palma del Río.

 

 

En consecuencia, instamos a la Junta de Andalucía una iniciativa parlamentaria que apoye las factorías e impulse el tejido productivo andaluz mediante ayudas para el mantenimiento de los espacios físicos. Una iniciativa de este calibre puede fomentar además la innovación, modernización y generación de nuevas empresas y fábricas, lo que incrementaría el número de puestos de trabajo, las ganancias de las personas agricultoras y, en definitiva, fomentaría un cambio del modelo productivo andaluz, fomentando la producción y el consumo de los productos locales. Por último, esta iniciativa de apoyo también debe ser trabajada desde una óptica ecológica y sostenible que apueste por la reparación del medio ambiente y por el uso de nuevas técnicas de producción agraria que no sean tan dañinas para el suelo y para el ecosistema andaluz.