Izquierda Andalucista se adhiere al proceso andaluz de debate social 'Andalucía No Se Rinde'

El pasado jueves 10 de diciembre hicimos pública nuestra participación en un nuevo proceso de debate abierto a la participación ciudadana y que iniciamos junto a otras organizaciones compañeras (Primavera Andaluza, Anticapitalistas Andalucía y, días después, Defender Andalucía).

Este proceso, cuyo lema inicial es “Andalucía No Se Rinde”, se plantea con la intención de recoger la opinión de la población andaluza sobre la situación política, social y económica de nuestro País, bajo el conocimiento de que es necesario articular entre todas las personas que quieran participar, desde la horizontalidad, una nueva herramienta política que sea capaz de dar respuesta a las necesidades del pueblo andaluz.

 

En este año que está cerca de finalizar, hemos ido percibiendo un sentimiento latente en la población andaluza de indignación ante una situación evidente de desigualdad interterritorial, sumado a un desamparo en la representación política de las andaluzas y los andaluces en las instituciones. Durante un año, se ha repetido numerosas situaciones en las que todos los pueblos del Estado, menos Andalucía, podían hacer valer los intereses de las personas a las que representaban. Por el contrario, nuestro pueblo se ha visto infrarrepresentado por unos partidos que intentan homogeneizar las soluciones y no aportar cambios a la realidad estructural de Andalucía. El último ejemplo lo podemos ver en los Presupuestos Generales del Estado.

 

Consideramos, por tanto, que este sentimiento que hemos apreciado en nuestra ciudadanía tiene que recibir una respuesta que esté a la altura. Sin embargo, no queremos que ésta se traduzca en una herramienta que se construya desde las cúpulas y en despachos, sino que tiene que nacer desde abajo, de las personas, y que se adapte así a sus reivindicaciones. Sólo canalizando sus justas demandas y su indignación, y construyéndolo en conjunto se podrá obtener un resultado que tengan una verdadera oportunidad de transformar nuestra realidad.

 

La participación ciudadana y la horizontalidad son los dos ejes que definen este proceso de debate. Apostando por ellos seremos capaces de localizar cuáles son las principales demandas de nuestra población e ir articulando una respuesta conjunta a aquellos frentes que se identifiquen como los más urgentes. A partir de ahí se irá construyendo un proyecto que rompa con las dinámicas perjudiciales y nos permita encontrar soluciones a los problemas que diariamente padece la población andaluza.

Por nuestra parte, desde la constitución de Izquierda Andalucista en 2016 hemos abogado por la construcción de un bloque andalucista de izquierda que sea capaz de transformar Andalucía y responder a las necesidades de su pueblo. Creemos firmemente que este proceso de debate es un paso necesario para poder avanzar en dicho fin, pues la forma de construir una herramienta andaluza que represente a todas las personas es trabajando juntas y construyendo un proyecto común desde abajo, con paciencia, compromiso y cooperación.

 

Así mismo, nuestra segunda prioridad siempre ha sido la concienciación de la ciudadanía andaluza de la necesidad del andalucismo, de la importancia de tener un Poder Andaluz y de trabajar por la emancipación de Andalucía. Consideramos que igualmente este proceso es capaz de aunar a personas de diferentes sensibilidades pero que, en esencia, todas desean un futuro más próspero y equitativo para Andalucía, donde las personas puedan vivir bien y desarrollarse plenamente. Este espacio lo consideramos adecuado para que, poco a poco, el ideario andalucista pueda ir impregnando a todas las capas de la sociedad. De este modo, el proyecto que nazca del proceso podrá ser capaz de avanzar en la defensa y la puesta en valor de Andalucía y lo andaluz.

 

En conclusión, el proceso de debate andaluz y andalucista que iniciamos está planeado para canalizar las demandas y necesidades de la población andaluza para la construcción de una herramienta al servicio de nuestro pueblo y que pueda suponer un punto de inflexión en la situación que padece Andalucía desde hace ya mucho tiempo. Creemos que con la participación de toda persona interesada podremos cimentar un proyecto que nos represente y con capacidad de transformación.

 

Esta nueva década que se inicia a partir del 1 de enero de 2021 puede ser el momento de empezar a romper con todos los males que tiene nuestro país. Por parte de las compañeras y compañeros de Izquierda Andalucista deseamos aportar todo lo que esté en nuestra mano para que este nuevo proceso se desarrolle satisfactoriamente y os animamos a participar y a trabajar juntos.