Izquierda Andalucista apuesta por la reindustrialización verde de Andalucía

Recientemente la Organización Internacional del Trabajo (OIT) volvía a advertir una vez más a Europa que el cambio climático produce graves trastornos en la actividad económica. Entre sus graves consecuencias, podemos comprobar como provoca pérdidas de empleo (aquellas que están directamente relacionadas con los territorios) y además amenaza a la cohesión social, incrementando así las desigualdades.

 

En el sector de la agricultura y la ganadería los cambios del clima y el aumento de la intensidad de fenómenos meteorológicos extremos afectan al rendimiento de las cosechas y a la gestión ganadera. En nuestro caso, en Andalucía el mundo rural tiene una importancia histórica y actualmente da empleo a una cantidad considerable de población andaluza. Por tanto, si se acrecentaran estas problemáticas muchas familias verían en riesgo su sustento vital, algo que desde las administraciones e instituciones no se puede permitir.

 

Ante esta situación y las futuras amenazas a corto y medio plazo, creemos necesario activar un programa de políticas industriales verdes y sostenibles. Cabe señalar que este programa tiene que huir de los modelos extractivistas agrícolas y ganaderos que se practican en otras partes del estado, como por ejemplo es el caso particular de la ganadería intensiva en granjas. Las lógicas capitalistas agravan el problema ya que dejan sin empleo a trabajadores particulares mientras se fomenta la explotación y el maltrato de los animales en granjas.

 

Al contrario, en Izquierda Andalucista creemos que la solución está en la transición a un modelo productivo que aúne ecología y empleo. Se trata de conseguir una industria y un sector primario sostenible tanto en los procesos de producción como en sus productos. En consecuencia, se generaría un empleo digno, decente, que respete al territorio, a los ecosistemas y al planeta en general.

 

La solución que vemos, además de la tan necesaria reforma agraria andaluza que nos permita gestionar mejor nuestro territorio agrícola para avanzar en estos parámetros que definimos, es la implantación de una industria de energía renovable en las zonas rurales andaluzas. Con este programa de políticas industriales verdes y sostenibles se atajarían dos de los problemas más graves que a medio plazo tendremos en Andalucía: contribuir al freno del cambio climático y dar una solución al desempleo y el despoblamiento de nuestros pueblos.

 

Concretamente, esta apuesta por una nueva industria en las zonas rurales traería consigo los siguientes beneficios:

  •  Autonomía energética de nuestros territorios.
  • Una alternativa laboral al desempleo rural.
  • La estimulación de proyectos de I+D+i.
  • Nuevos ingresos en las arcas públicas locales.
  • El fomento de procesos de colaboración y participación social en las poblaciones de los municipios rurales.

En definitiva, defendemos que en Andalucía se apoyen iniciativas de generación eléctrica comprometidas con el entorno en el que se desarrollan, que introduzcan una perspectiva social y comunitaria, que involucren a la población y a los agentes sociales del territorio y que fomenten la colaboración con las diferentes administraciones públicas. Consideramos que es una respuesta indispensable para las necesidades de nuestro pueblo y creemos que se tienen que empezar a dar pasos ya en esta dirección.

 

Según las directrices del Gobierno del Estado, para 2030 el 42% de la energía consumida en España debe proceder de fuentes renovables, siendo un 72% de generación eléctrica. Y nosotros decimos: ¿por qué no en Andalucía? Los pueblos andaluces pueden erigirse como los principales productores de energía renovable de España.

 

Tenemos la oportunidad de solucionar algunos de nuestros muchos problemas endémicos, de ser una alternativa real al capitalismo extractivista que nos quiere como una colonia. La oportunidad de tener un futuro sostenible para nosotras, para las generaciones venideras y para el planeta. No la desperdiciemos.

 

Javier Durá

Secretario Nacional de Acción Política y Comunicación