Izquierda Andalucista defiende un modelo más solidario, humano y equitativo para el plan de vacunación

Desde Izquierda Andalucista queremos expresar nuestra defensa de un modelo de vacunación más solidario y equitativo. La situación de emergencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID19 es un reto global que exige respuestas globales que eviten que el acceso a la vacuna dependa de la capacidad económica de los Estados. La ausencia de cooperación solidaria está provocando que las regiones y países se vean solas a la hora de afrontar estrategias de vacunación, mientras los países occidentales centran sus estrategias únicamente en sí mismos de forma nada altruista.

 

Entendemos que ante un problema mundial como es la pandemia no caben respuestas locales y aisladas, sino que son necesarias estrategias globales basadas en la cooperación que puedan dar solución a esta crisis en todos los rincones. Incluso aunque dejásemos a un lado una motivación humana y solidaria, la propia búsqueda de nuestros intereses debiera hacernos comprender que, mientras haya un lugar del mundo que no esté libre de virus, la pandemia siempre seguirá latente.

 

En el ADN del andalucismo está su vocación humanista. Por ello, exigimos al Presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que abandone la confrontación populista con el Gobierno central utilizando las vacunas, en una posición ridícula que insulta a la inteligencia del Pueblo Andaluz que sabe que la llegada de las vacunas a España no depende de Moncloa, si no que está enmarcada y depende del Plan Europeo de Vacunación, y le pedimos que adopte un papel a la altura del momento en que nos encontramos, abriendo espacios de diálogo a nivel estatal y europeo donde se apueste por la compra de otras vacunas -y no sólo las que geopolíticamente interesan a los países occidentales-, así como que los planes y estrategias de vacunación se elaboren y desarrollen desde un prisma global, y no nacional o interestatal.

 

Como andalucistas, aborrecemos cualquier discurso que implique la idea de ‘los andaluces primero’, pues creemos, como creía Blas Infante, que Andalucía no será libre si no lo son todos los Pueblos y la Humanidad, también en la pandemia. Ante una situación como la actual el andalucismo debe actuar y promover la solidaridad y la ternura para con todos los pueblos del mundo, porque Andalucía por sí, no se entiende sin los Pueblos y la Humanidad.

 

Entendemos, por tanto, que sin cooperación solidaria hay vidas de primera y de segunda. Y por ello nuestra apuesta es la liberación de las patentes de las vacunas, para la que los Estados tienen herramientas suficientes, y apostar por una producción masiva de la vacuna para garantizar el acceso universal a ésta. Asumimos como único modelo responsable y humano la estratégica de adquisición amplia de vacunas en conjunción a una producción y distribución masiva a escala global. Aspiramos a que Europa anteponga el derecho universal a la salud y a la vida a los beneficios económicos y los intereses geopolíticos, que se apueste por la liberación de patentes, priorizando la salud pública y la protección de la ciudadanía europea, pero también a nivel global