¿Quiénes somos?

Izquierda Andalucista es una organización política andalucista, soberanista, ecosocialista, feminista y defensora de los derechos LGTBIQ+. Defendemos un Estado Social, garante de la igualdad real y los derechos sociales y políticos de la ciudadanía y de los Pueblos. Luchamos por el desarrollo económico, social y cultural de Andalucía, por la emancipación de las personas oprimidas y discriminadas, y por una democracia participativa en las que las personas sean capaces de tomar sus propias decisiones en todos los niveles. Por ello trabajaremos por un nuevo sistema político y económico que ponga la vida en el centro.

 

Somos ecosocialistas precisamente porque creemos que todas las personas debemos ser libres e iguales, no solo en lo formal sino también en lo material, en convivencia con el entorno en el que vivimos. El desarrollo personal solo puede garantizarse a través de una sociedad justa e igualitaria que aspire al bienestar colectivo de todas las personas. Solo bajo una igualdad real y efectiva puede lograrse la emancipación del ser humano. Además, consideramos fundamental que el modelo de desarrollo debe ser guiado por criterios ecológicos y por una planificación democrática de la economía. La producción y el desarrollo deben ir guiados, no por el crecimiento desmedido, el consumismo y el productivismo, sino por la sostenibilidad y la cohabitación con la naturaleza en un desarrollo autocentrado de la economía.

 

Somos soberanistas porque defendemos que la soberanía, la capacidad de decidir nuestro presente y futuro, debe residir en el pueblo andaluz. Además, creemos que las instituciones andaluzas han de situarse al servicio del pueblo andaluz, y no al revés, pues esta soberanía, ante todo, debe tener un carácter popular. Como pueblo compuesto por personas con capacidad y voluntad, creemos que no puede existir tutela alguna, y debe ser el pueblo el que decida cómo quieren gestionarse y administrarse, decidir qué Andalucía quieren. Necesitamos de una soberanía política capaz de vertebrar otras soberanías: la económica, la energética, la alimentaria, etc. Porque nuestro soberanismo no nace de un fetiche chovinista, sino porque creemos que sólo a través de instrumentos propios, desde Andalucía, podemos llegar a resolver los males que azotan al pueblo andaluz, podemos llegar a escapar de la dependencia económica, la subalternidad política, la alienación cultural y la marginación social. Es necesario dar pasos efectivos hacia la resolución de los problemas de las andaluzas y los andaluces, y creemos que eso sólo se consigue conquistando nuevas cuotas de una soberanía que es, en definitiva, la capacidad de nuestro pueblo a ejercer el poder y a decidir sobre lo que le influye.

 

La misión de Izquierda Andalucista

Nuestra misión no es otra que la consecución democrática y pacífica de la liberación nacional, económica y social del Pueblo Andaluz, la cual entendemos que únicamente se puede alcanzar a través de una vertebración de nuestra soberanía como pueblo. Así pues, el motivo que nos lleva a organizarnos políticamente es un profundo amor por Andalucía y su gente, el cual nos lleva a querer librarla de los problemas que arrastra y que afecta a nuestras comunidades, nuestras familias y a nosotras mismas. Deseamos una Andalucía libre, no sólo políticamente, sino también libre del desempleo estructural, de una economía dependiente, de la alienación cultural a la que nos vemos sometidos, de la miseria, la marginación... una Andalucía libre de personas libres, que puedan desarrollar su vida de forma plena. Construir una nueva Andalucía.

 

Además, y desde una profunda conciencia internacionalista y voluntad de cooperación, deseamos una participación activa de Andalucía en concierto con otras naciones de Iberia, Europa, y el Mundo. Pero para cumplir con dicho objetivo se hace requisito indispensable la conquista de esa soberanía política, pues sólo desde una Andalucía soberana con un autogobierno efectivo podremos construir redes de cooperación con otros pueblos.

 

Nuestros valores

  1. El reconocimiento de la pluralidad de la sociedad andaluza.
  2. El convencimiento de que la democracia y la participación en las instituciones es el principal instrumento válido para conseguir el cambio.
  3. El compromiso con una práctica política asentada en la ética del servicio público y la transparencia.
  4. La convicción de que la construcción de una organización útil se consigue mediante la lucha, la participación y el compromiso.
  5. La valoración positiva de los pactos entre diferentes y de los acuerdos como modo de resolver los conflictos.
  6. El andalucismo es sobre todo una ideología social porque considera que el sujeto político básico es un sujeto social diferenciado cuyos intereses comunes y generales, presentes y futuros, deben ser el objetivo de toda la acción pública de la comunidad a que sirve: el Pueblo andaluz.
  7. El andalucismo tiene como fin prioritario una sociedad cohesionada, culta y consciente de sí misma. Una sociedad civil activa y solidaria que utilice todo nuestro acervo cultural para satisfacer de la manera más eficiente nuestras necesidades colectivas e individuales que tienen la singularidad de nuestra forma de ser, de nuestro entorno y de nuestra historia.
  8. La igualdad es el principio básico que debe conformar toda nuestra sociedad, en equilibrio con la idea de mérito, mediante medidas tendentes a la consecución de la igualdad efectiva de las andaluzas y andaluces, suprimiendo privilegios y asegurando una Renta Básica digna para todos los residentes en Andalucía con el objetivo de lograr plenamente la igualdad de oportunidades.
  9. La riqueza de Andalucía es un bien común del pueblo, y, como tal, estará sujeta a sus intereses.